Impunidad, alarma permanente para periodistas en exilio

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Lo que quieren es reportear, escribir, publicar y eventualmente regresar a su tierra. En las charlas con los periodistas desplazados, o correteados, como ellos se nombran, estos dos temas se vuelven recurrentes en cada conversación. Algunos consiguen retomar el ejercicio del oficio. Trabajan a distancia, siguen obsesivamente lo que sucede en sus estados. Eso poco a poco nos permite levantar la cabeza. Porque el exilio y el silencio te matan por una fracción de tiempo, comenta Gildo Garza, periodista, hijo de periodista y desplazado hace medio año. Otros no lo consiguen. Languidecen. Nos vamos apagando.

Con los días y los meses comprenden que si las condiciones que pusieron en riesgo sus vidas no cambian, el periodo de desplazamiento será más largo que lo que pensaban el día que hicieron a toda prisa sus maletas y huyeron.

Lee aquí la nota completa.

Últimas noticias