Ordena CIDH medidas cautelares para Marco Antonio Sánchez

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió medidas cautelares en favor de Marco Antonio Sánchez Flores, el adolescente universitario desaparecido por policías de la Ciudad de México el 23 de enero pasado, y de quién no se supo por cinco días.

El organismo internacional tomó esta determinación al considerar que "los derechos a la vida, la integridad personal y salud" del adolescente de 17 años de edad y quien está internado actualmente en el Instituto Nacional de Neurología, "se encuentran en una situación de riesgo, como resultado de la condición de salud mental en que se encontraría".

En conferencia de prensa, los padres del joven (Edith Flores y Marco Antonio Sánchez Chávez) y miembros de las organizaciones civiles que han acompañado el caso, entre ellas la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), dieron a conocer la resolución de la CIDH en la que demandó al Estado mexicano adoptar las medidas necesarias para preservar la vida, integridad personal y la salud de Marco Antonio, en particular "teniendo en cuenta su condición de adolescente y la necesidad de salvaguardar su interés superior".

Asimismo, la Comisión urgió a las autoridades mexicanas a que en el caso de la atención a la salud del joven -quien sigue presentando problemas para articular un discurso y revelar lo que le sucedió- y las medidas que se tomen en cuanto a la atención médica y psicolócica, se hagan con el consentimiento del chico y sus familiares.

La CIDH dio al gobierno mexicano un plazo de 15 días a partir de la emisión de las medidas (el 2 de abril) para informar sobre la adopción de las medidas cautelares acordadas y actualizar la información en forma periódica.

Los padres del adolescente, acompañados de Juan Martín Pérez, director de la Redim; Simón Hernández, del Instituto de Justicia Penal Procesal; y Marcela Avilez, de CEJIL, anunciaron además que la Procuraduría General de la República abrió ya una carpeta de investigación por el delito de desaparición forzada. Esto luego que la procuraduría de la Ciudad de México se ha negado a indagar sobre este tema, y se ha limitado a hacer los trabajos por abuso de autoridad y fallas en el protocolo de detención por parte de los policías que agraviaron a Marco Antonio.

Asimismo, dijeron, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) también atrajo el caso para verificar si el joven universitario fue y es víctima de violaciones a sus garantías fundamentales.

Y es que, señaló su madre, sigue internado en el Instituto Nacional de Neutología, donde no se ha brindado información a la familia, se "ha abusado" del menor de edad al atarlo a la cama, se le ha dado medicina que lo mantiene dopado, lo que podría significar "tortura farmacológica"; además que la procuraduría capitalina lo ha revictimizado y criminalizadora; entre otros.

Los activistas y los familiares de MArco Antonio demandaron verdad y justicia, así como sanción tanto para los policías que desaparecieron al joven como para los especialistas que lo han mal atendido en el Instituto.

Últimas noticias