Sylvia Ortega: vital, un cambio de raíz en el bachillerato